Un verano en Huelva a salvo de sustos

Ahhh, siempre que llegan estas fechas y veo las playas de mi ciudad, y en general las de toda la provincia, llenas de gente, no puedo dejar de recordar, y hasta de añorar, aquellos veranos de juventud en los que nada era tan complicado como ahora. Lo digo porque cuando llegaba la época estival, eso significaba despiporre a tope, sin pensar en nada más: la playa se convertía en nuestro habitat natural, todo el día de parranda, y también la gran mayoría de noches, sin hacer otra cosa que divertirse tomando el sol, bañándote en el mar, y pillando todo el cacho de pudieras y más.

Todos mis colegas tenemos alguna historia romántica (aunque bueno, llamar a aquello amor es demasiado) que contar que se ha desarrollado a orillas del mar. Muchos de nosotros dejamos de ser vírgenes en la playa, y si no tuvimos tanta suerte, al menos podemos decir que no fue por falta de intentarlo, porque no podré olvidar nunca cómo salíamos desde primera hora de la mañana en los calurosos días de verano a ver qué podíamos pillar, y no volvíamos hasta el ocaso si era necesario, aunque hay que decir qeu hay día en que no conseguíamos que ni una sola chica se diera la vuelta para mirarnos, fíjate lo que te digo.

Tengo muy buenos recuerdos de aquella época, pero hay algo que tengo que reconocer, y es que nos comportábamos precisamente con de forma muy juiciosa en lo que respectaba al sexo; bastante teníamos con pensar en pillar algo, como para hacerlo de forma responsable, aunque por supuesto ahora, mirando la cosa a través del tiempo, no era excusa ninguna. Recuerdo muchos embarazos no deseados durante esos años, que se resolvieron de una u otra manera, y lo más preocupante es que ni siquiera por eso dejamos de ir por ahí como unos auténticos pichas bravas.

Por eso, una iniciativa como la que este año ha puesto en marcha desde el Instituto Andaluz de la Salud me parece estupenda, ya que por lo que veo los años han pasado, pero los jóvenes no han cambiado mucho ni son tan diferentes de lo que éramos nosotros. Bajo el lema “DisfrutaSinMiedo. Con condón no hay sustos”, se ha lanzado una campaña contra las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual”, que durará hasta el mes de octubre, y que se hará sobre todo visible en todas las playas de la provincia. Puede que esto llene nuestras arenas de preservativos usado, y ojalá sea así; el siguiente paso será el de la concienciación de la limpieza de nuestras costas, jeje.