La gastronomía, otro de los ganchos de la provincia onubense

Por supuesto que las playas de Huelva son uno de los mayores atractivos de la ciudad y provincia, pero no penséis que es el único (por si alguno lo pensara, quiero decir). Precisamente, en octubre del año pasado Huelva fue elegida como la Capital Española de la Gastronomia 2017, ganando a Cuenca en este certamen:

Por primera vez se le ha concedido este galardón a una ciudad costera, aunque Huelva sea mucho más que eso, porque lo mismo puedes deleitarte con un plato de gambas blancas que con una tapa de jamón de pata negra (anda que no son listos ni nada, jeje). Precisamente este próximo fin de semana se celebrará uno de los certámenes programados para este evento, la “Minimal 2017”, que realiza un recorrido por la comida minimalista, y en la que participarán conocidos cocineros de este país.

Está claro que Huelva tiene mucho que ofrecer gastronómicamente hablando, y eso me recuerda que, como dicen por ahí, la comida puede ser la sustituta del sexo. Claro, siempre que sea una comida de calidad, pero la verdad, a mí personalmente me gusta mezclar las dos cosas, y disfrutar de los placeres que ofrecen la una y el otro. Puede parecer  uno de esos topicazos de gente antigua, pero ¿no te pone pensar en una cita que empiece con marisco y acabe con fresas con nata, para terminarla después por todo lo alto con una buena sesión de sexo? En Huelva puedes disfrutar de estos dos manjares, por supuesto, es una tierra muy completa.

No sé si en este evento se tendrá en cuenta la comida erótica; de no ser así, será una auténtica pena, porque en la provincia onubense se pueden encontrar alimentos de toda clase, de todos los sabores, y de todo origen (de tierra y del mar). Si tenéis curiosidad y queréis mirar un recetario de comida erótica, comprobaréis que España está llena de sus ingredientes, y que en Huelva en especial se pueden encontrar muchos de ellos. Así que esta es otra de esas visitas de obligada asistencia: disfrutar de toda la oferta gastronómica que se producirá en estos días, y comprobar si realmente se toca la gastronomía erótica. Y de no ser así, quizá podamos hacer una propuesta formal a las autoridades de la ciudad.